Ya sea por rapidez, por la amplia variedad que ofrece o simplemente por comodidad, lo cierto es que las compras online son cada vez más habituales. La gran mayoría de las marcas tienen su propia tienda en Internet, existiendo incluso algunas que tan solo operan a través de la web. Sin embargo, es cierto que este método es de reciente implantación y pueden plantearse dudas sobre su seguridad, por ello hoy os traemos una serie de consejos para que vuestras compras por Internet sean totalmente seguras.

Utiliza una conexión a Internet segura

Ten en cuenta que al realizar compras online vas a introducir datos personales e incluso a veces bancarios. Por ello, es fundamental que tengas la certeza de que la conexión que estás utilizando es segura. Es decir, es mucho mejor que utilices conexiones Wi-Fi que conozcas, cerradas y privadas, evitando así conexiones públicas o abiertas en bares u otros establecimientos.

Comparte solo los datos necesarios

Desconfía si al realizar tu compra se te solicitan datos que crees que no son necesarios, por ejemplo, es importante algo tan básico como que un sitio web seguro nunca te va a pedir que introduzcas el código PIN de tu tarjeta. Si algo no te parece de confianza, revisa el sitio web en el que estás realizando la compra antes de continuar con ella.

Comprueba la seguridad del sitio web

En el momento en el que vas a proceder al pago de los productos seleccionados, fíjate si la dirección empieza por ‘https’ y no por ‘http’. El primer caso indica que la conexión es segura, mientras que el segundo indica que no es privada, por lo que no es un buen sitio web en el que incluir tus datos.

Conserva siempre una copia

Hasta que compruebes que has recibido bien el producto y tan solo se te han aplicado los cargos acordados, es importante que conserves el email de confirmación recibido en la cuenta de correo electrónico que hayas proporcionado y la comunicación con la empresa en caso de que esta se haya producido. Ambos serán de gran utilidad en caso de que quieras llevar a cabo algún cambio o reclamación.