Los mejores momentos para hacer fotos llegan cuando uno menos se lo espera. Y por eso, es probable que cuando esto pase tu única ‘arma de retratar’ sea tu teléfono móvil. Seguramente el resultado no llegará a ser comparable al obtenido con una cámara réflex profesional, pero tu smartphone puede ser un gran aliado fotográfico si sigues unos pequeños consejos.

  • Limpiar la lente. La lente de la cámara es uno de las partes del smartphone más expuestas a la suciedad. A primera vista puede que no nos demos cuenta del polvo o la suciedad que acumula, pero esta existe. Por eso mantenerla limpia permitirá obtener mejores imágenes, más nítidas y con una mayor calidad.
  • Acercarse al objeto que queremos fotografiar antes que usar el zoom. A la hora de obtener buenas imágenes es mucho más recomendable acercarnos todo lo posible al objeto o el conjunto que queremos fotografiar que tirar de zoom o pensar en recortar después la fotografía. Hay ocasiones en las que es necesario utilizar estos métodos sin que esto suponga un gran lastre para la imagen, pero ambas acciones provocarán que la imagen pierda nitidez.
  • Sujetar el teléfono bien o utilizar un apoyo. Si hacemos las fotografías sujetando el móvil con una sola mano o una posición incómoda es posible que, pese a las mejoras que incorporan los smartphones en este ámbito, el resultado sea una imagen borrosa. Por ello, es recomendable sujetarlo con las dos manos o apoyarlo por ejemplo sobre una mesa o un alféizar seguro y utilizar el temporizador.

foto-movil

  • Utiliza aplicaciones. Tanto para Android como para iOS, existen una gran variedad de apps que permitirán mejorar el resultado de tus fotografías o conseguir que estas sean diferentes. A través de retoques, filtros, efectos, mejora y aumento de las utilidades, aumento de calidad… Las opciones son múltiples en función de lo que queramos conseguir. Eso sí, no olvides guardar siempre la imagen original y no solo la modificada para poder volver atrás cuando lo desees.

apps

  • Conserva espacio en la memoria. A través de la nube, pasando contenido a un ordenador, guardándolo en un USB… Puedes hacerlo a través del método que te resulte más útil, pero es importante que el smartphone siempre tenga memoria libre para que, a la hora de tomar la imagen perfecta, no la perdamos por el famoso mensaje que nos avisa de que no tenemos espacio suficiente.

Y por último, aunque en este caso podríamos decir que el más importante, conoce bien tu smartphone. Si dominas las utilidades de su cámara y sabes perfectamente para qué sirve cada opción podrás sacarle mucho más partido.