Los servicios de venta de productos de segunda mano cada vez son más populares. El auge de aplicaciones como Wallapop, ha conseguido que estemos familiarizados con ellos y que se tengan en cuenta a la hora de buscar un producto o deshacernos de alguno que ya no nos interese.

Facebook, no ha querido esperar más para descubrir un nuevo vértice de negocio e introducirse en esta área. Así, esta semana ha lanzado Marketplace, su propio servicio para vender productos de segunda mano. De momento no está disponible en España, pero pronto llegará a nuestro país.

El funcionamiento es sencillo y su interfaz muy intuitiva, similar a la de otras aplicaciones de este tipo. Si el usuario es un comprador, simplemente ha de buscar el producto que quiere comprar y encontrará opciones geolocalizadas con fotos y precios. Una vez elegido una, puede negociar su precio y hablar con el vendedor a través de Facebook Messenger.

El vendedor, por su parte, publicará los objetos utilizando su propio perfil de Facebook. Con esto, la red social ha querido garantizar que conozcamos la identidad tanto del vendedor como del interesado en el producto.

Polémica en sus inicios

El nacimiento de Marketplace no ha estado exento de polémica. Pese a las prohibiciones que el usuario conoce, problemas en los filtros de moderación han provocado que pocas horas después de su lanzamiento, ya se ofertaran elementos ilegales. Drogas, armas o incluso niños.

Eso sí, Facebook reaccionó rápido y todas estas publicaciones fueron eliminadas.