Vas andando por la calle, en tu smartphone ves el mapa que acompaña tus pasos con una nitidez como si estuvieras consultando una de las mejores apps de mapas, cruzas una calle y, de repente, un Pokémon salta a tu paso. Esta, a grandes rasgos, es la base de Pokémon GO, nuevo juego de Nintendo, cuyo tremendo éxito supuso en sus primeros días de aparición un aumento del 57% del valor de la compañía en Bolsa.

La principal diferencia de esta entrega del juego respecto a las anteriores de la saga es que Pokemon GO se olvida de las videoconsolas y el estatismo que estas conllevan. Tan solo está disponible para smartphones y exige a los usuarios movimiento, pues tendrán que salir a pasear para poder capturar nuevos Pokémon.

Así, como señalábamos al comienzo de este post, los ‘entrenadores’ tendrán que salir a la calle y echarse a andar para encontrar nuevos Pokémon salvajes. En su pantalla verán el mapa de la ciudad en la que estén y en él, a través de marcas de huellas, comprobarán si tienen un Pokémon cerca. Una vez que uno de estos aparezca se le podrá ‘capturar’ a través de un gesto en la propia pantalla del smartphone.

Además, en diferentes puntos de la ciudad totalmente ajenos al juego (una plaza, un monumento, una calle, una estatua…) podrán encontrar Gimnasios en los que ‘combatir’ con otros usuarios. También aparecerán las llamadas Poképaradas, puntos en los que conseguir diferentes beneficios para el desarrollo del juego.

pokemon-go

Más de siete millones de descargas

Aunque hay disponibles compras dentro de la aplicación, Pokémon GO es gratuito tanto para Android como para iOS. Este hecho, unido a la atracción que genera el juego desde hace años en todo el mundo, supuso más de siete millones y medio de descargas medio día después de su lanzamiento oficial. Este dato resulta abrumador, especialmente teniendo en cuenta que el juego solo estaba disponible en Australia, Nueva Zelanda y Japón (llegó a Estados Unidos un día más tarde). Tanto es así, que ni los propios desarrolladores preveían semejante acogida y la aplicación registró fallos en los servidores que retrasaron su lanzamiento en otros países.

En España disponemos de Pokémon GO desde el viernes 15 de julio y los resultados también están siendo de muy buena acogida, gracias a estos datos y a la descarga compartida por nuevos usuarios y nostálgicos de la Game Boy, la videoconsola en la que se disfrutaba de los primeros juegos de Pokémon.