Todos los hemos visto: el bebé que se asusta cuando su madre se suena la nariz, el oso panda que estornuda, el niño ‘desconcertado’ cuando sale del dentista, la mujer que se entrega bailando ‘El caballito de palo’ o –tirando del terreno nacional- los famosos ‘contigo no, bicho’ y ‘la que has liao pollito…’. Son solo algunos ejemplos de vídeos virales. Acumulan millones de visitas, saltan de smartphone en smartphone pasando por muros de Facebook y demás redes sociales y en pocos días todos los conocemos. Pero, ¿qué requisitos debe tener un vídeo para convertirse en viral?

  • Duración del vídeo. Es mejor que el vídeo no supere los dos minutos de duración (tres como mucho) para que no cansen y se vean completos. Además, el hecho de que no sean largos favorece que se compartan y sean descargados por parte de la persona que los reciba.
  • En cuanto a los protagonistas del vídeo, los niños suelen asegurar el éxito. Disgustados, riendo, hablando, ¡hasta chupando un limón! Los famosos o los vídeos con situaciones curiosas de animales también son puntos a favor para que los vídeos se conviertan en virales.
  • Una característica realmente fundamental que tiene todo vídeo viral es que logra generar emociones. Ya sea risa, llanto, miedo, angustia… Si un vídeo no provoca ningún sentimiento en nosotros no habrá motivo alguno para compartirlo o siquiera recordarlo.
  • Además de que un vídeo nos llegue a través de mensajería o de redes sociales, la viralidad se nutre del boca-oreja. Por eso, el contenido suele crear debate u opinión en el usuario que lo ve. Así, es bastante probable que si nos piden nuestro punto de vista sobre un vídeo o nos cuentan lo mucho o poco que ha gustado a nuestro interlocutor, lo busquemos en cuanto tengamos opción.
  • La novedad o el impacto no siempre son necesarios (solo hace falta pensar en cuántos vídeos exitosos de bebés circulan por Internet), pero es cierto que son un fuerte aliciente para que el contenido consiga llamar nuestra atención. En tiempos de ‘saturación’ en la red, en los que nos encontramos con cientos de vídeos, gifs, imágenes… al día, si hay uno que nos impacta lo recordaremos con mucha más facilidad.

Con estos consejos será más sencillo conseguir que tu vídeo se haga viral. Y, ¿cuál es tu vídeo viral favorito?