Cuesta tan solo 50 euros y puede destruir tu PC en unos pocos segundos. Además, ya ha llegado a España y las existencias están completamente agotadas ¿Aún no has oído hablar del USB Killer 2.0? Sigue leyendo.

Esta nueva amenaza para todos aquellos dispositivos que cuenten con un puerto USB no se hace valer de complejos virus, ni hackea cuentas. Su peligro es mucho más sencillo: utiliza la electricidad.

El proceso es el siguiente: al conectar el USB a, por un ejemplo, un ordenador, el pendrive sobrecarga sus condensadores para luego liberar toda esa energía de golpe. Por si esta descarga no fuera suficiente, el USB Killer 2.0 repite el ciclo las veces que sea necesarias ¿El resultado? El ordenador queda electrocutado y deja de irreversiblemente de funcionar.

Una buena intención

Aunque parezca imposible, los creadores de este aparato defienden que el objetivo final es positivo. Así, señalan que el USB Killer 2.0 es útil para verificar la seguridad de los productos y comprobar por tanto, si estos estarían bien protegidos ante una descarga eléctrica. Eso sí, la respuesta ya la sabemos.